Una vez me tocó un reintegro del sorteo de Navidad. Con esa excepción nunca he tenido suerte en el azar y me ha tocado ver, como a la mayoría de los españoles, las algaradas y alegrías de los premios ajenos por la televisión. No obstante, estos días me siento enormemente afortunado. A mí, sí me ha tocado la lotería.

Como cada año me siento rodeado de cariño por los míos. Dios ha decidido regalarme una familia extraordinaria que además todavía cuenta con la inocencia de la infancia multiplicada por cuatro. Tengo una esposa excepcional, no me falta la salud y cuento a día de hoy con un trabajo que me permite vivir más que dignamente y con unos compañeros de profesión que llevan por bandera la profesionalidad, la honestidad y el compañerismo. Tengo extraordinarios amigos, compañeros de travesía de este largo camino que es la vida, y alguno esperándome ya en la meta. ¿Qué más puedo pedir en el plano humano?

A veces la sociedad de consumo nos hace desear las pocas cosas que no tenemos a nuestro alcance llevándonos a la frustración por comparación con lo ajeno. Siempre habrá alguien que tiene más aunque, si lo pensamos bien, la mayoría de las cosas que envidiamos son superfluas. Cosas importantes en la vida hay realmente muy pocas. En lugar de fijarnos en lo poco que no tenemos, no somos conscientes ni valoramos muchas veces lo mucho que sí tenemos, empezando por la vida, don preciadísimo y con infinito valor en sí mismo, aunque ahora esté de moda la cultura de la muerte, siguiendo por el cariño de los más cercanos, la familia, aunque ahora esté tan denostada y continuando por un hogar, una cultura, buenas amistades y una Nación, que aunque ahora esté hecha unos zorros, vapuleada y esquilmada por sus propios gobernantes, nos da cobijo e identidad histórica.

Pero por encima de todo, a nivel personal, lo que más agradezco, es la fe en mis creencias más íntimas que dan sentido a mi vida. ¿Quién fue ese niño que nació hace más de 2.000 años y que cambió la historia de la humanidad hasta el punto de que el tiempo se mide antes y después de su nacimiento? Para nosotros los católicos fue la mismísima encarnación del hijo de Dios que se hizo uno más entre nosotros asumiendo nuestra fragilidad.

Sé queridos lectores que esto parece más un sermón que un artículo de los que acostumbro escribir, pero también les diré que hoy en día no hay nada más políticamente incorrecto que hablar de Jesucristo, de las raíces cristianas de una Europa que ahora renuncia a ellas y de la trascendencia del Hecho más relevante de la historia de la humanidad aunque ahora dé casi vergüenza felicitar la Navidad, y las empresas de esa misma vieja Europa que antaño difundiera su fe por medio mundo, ahora manden un políticamente correcto “Felices Fiestas” con dos copos de nieve en sus digitales felicitaciones navideñas en lugar de Cristmas con la imagen del nacimiento de Cristo. Tantos y tantos hombres de esa vieja Europa y especialmente de nuestra vieja nación, España, que dieron sus vidas por llevar el nombre de Cristo y el evangelio por todo el mundo, que resulta sorprendente que ahora el Parlamente Europeo haya negado la petición de poner un belén en su sede porque podría resultar ofensivo. ¿Qué Europa tenemos que renuncia y se avergüenza de sus raíces y de su pasado?

Querido lector, no quería dejar pasar estos días de Navidad sin agradecerles su seguimiento de esta humilde página y sin sobre todo, trasladarles el verdadero tesoro del que me siento realmente afortunado en estos días tan especiales. Valoremos lo mucho e importante que sí tenemos y no lo poco y superfluo que no tenemos. Démonos cuenta de lo verdaderamente importante de la vida. Si queremos y nos sentimos queridos y más aún, siéndolo por un Dios que llegó a tal extremo de hacerse uno entre nosotros, no podemos ver la vid de otra manera que una extraordinaria oportunidad para devolver una mínima dosis de ese Amor que han volcado sobre nosotros

FELIZ NAVIDAD QUERIDO LECTOR

Comparte esto:
  •  
  • 36
  •  
  •  
  •  
  •  
    36
    Compartidos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies