Esta semana ha vuelto a ser noticia los tristes, asquerosos y deplorables casos de nuevas manadas de violadores, en concreto una en Benidorm y otra más en Bilbao. Es evidente que cada vez hay más casos y que estos afectan a gente cada vez más joven ¿Qué está pasando en esta sociedad para que la violencia y deshumanización llegue hasta tal extremo? ¿Cuáles son las verdaderas y últimas causas de esta terrible y asquerosa moda? Lo cierto es que el número de casos se ha disparado hasta tal punto que en 2018 se triplicaron los descritos en el 2016 y en el 2017 y en este año, 2019, vamos ya camino de superar esos mismos datos. En este artículo se estudia las nuevas manadas depredadoras y lo que nadie te cuenta de ellas.

CADA VEZ MÁS Y CADA VEZ MÁS JÓVENES

• En 2018 se han registrado 60 agresiones sexuales múltiples, que comparadas con las 14 de 2017 y las 18 de 2016 deja a las claras como está creciendo este terrible delito. En el 2019 llevamos ya 44, por lo que vamos camino de superar las cifras del año pasado.

• En las 134 agresiones sexuales múltiples conocidas en los últimos años han sido cometidas por al menos 471 agresores sexuales. De ellos, al menos 116 eran menores de edad, es decir, uno de cada cuatro. En cuanto a las víctimas, de las 139 víctimas, una de cada tres eran menores de edad.

Es francamente difícil encontrar datos de distribución por nacionalidad. Son datos que se ocultan dando una muestra más de qué cosas conviene hacer opacas y cuáles conviene resaltar en los medios de comunicación. Hay sin embargo un blog en España que está haciendo un exhaustivo trabajo de investigación ofreciendo un recuento que parece refrendar la tesis de que un alto porcentaje de agresiones sexuales son perpetradas por extranjeros. Los datos en concreto son a fecha de 4/8/19 y por tanto excluyendo los magrebíes investigados en Bilbao y los franceses de Benidorm. Estos son los datos que ofrece de este año:

DETENIDOS O EN BUSCA POR DELITOS SEXUALES EN ESPAÑA EN 2019: 1072.
-520 EXTRANJEROS.
-127 ESPAÑOLES.
-425 NACIONALIDAD DESCONOCIDA. (LOS MEDIOS NO INFORMAN).

Los datos se han extraído de esta web

Pero de las 134 agresiones solo una ha estado de forma permanente en los periódicos, radios y televisiones provocando incluso oleadas de manifestaciones masivas, el del tristemente conocido caso de la manada de Pamplona ¿Es posible que el hecho de que los violadores no sólo eran españoles sino también que dos de ellos fuesen un guardia civil y un militar influyera en la gran divulgación del caso? No quiero ahondar más en esta polémica porque además no lo considero el tema más importante. Para mi, querido lector, lo importante son las causas últimas, el por qué una sociedad produce semejantes individuos, pues conociéndolas podremos actuar en las causas, que es como realmente se evitarán en el futuro.

Los lectores de este blog pueden imaginar que no nos vamos a contentar con las causas políticamente correctas sino que vamos a denunciar las políticamente incorrectas que son las que no van a ver en los telediarios y noticiarios de este país.

1 CAUSA: UNA SOCIEDAD HIPERSEXUALIZADA

Se trata más bien de una sociedad hiperpornográfica, hablando claro. Vamos a los datos:

El primer acceso a contenidos pornográficos de los jóvenes en internet se está produciendo ya cada vez más en la etapa infantil, con edades tan tempranas como los ocho o diez años como demuestra la investigación titulada “Nueva pornografía y cambios en las relaciones interpersonales”, presentada por la Universitat de les Illes Balears y la red Jóvenes e Inclusión en Madrid. La doctora Carmen Orte, su principal investigadora y en declaraciones recogidas por Efe, explica que se debe «simplemente a que los menores tienen un móvil, en el que, aunque no busquen la pornografía, se la encuentran».

Primer consejo que me permito darles. No regalen un móvil a un niño pues le están robando la niñez y lo más importante, le están exponiendo a un mundo depredador de gente sin escrúpulos.

Sigamos con los datos. Al menos uno de cada cuatro jóvenes se ha iniciado antes de los 13 años en la pornografía. Casi un 30% de los cuales se consideran a sí mismos adictos. El consumo de la pornografía, no ha dejado de aumentar en los últimos años. Según uno de los grandes y millonarios portales porno de acceso gratuito que publica informes de actividad, en esta web se registran tres millones de visitas por hora y se mueven cada día ocho veces más volumen de datos que en Facebook.

Obviar las consecuencias negativas sobre las relaciones interpersonales y de pareja de la nueva droga del siglo XXI, la pornografía, es ignorar una realidad. Según información proporcionada por Covenant Eyes, en el año 2015 se llevaron a cabo 2 mil millones de búsquedas en la web de pornografía, un dato que no llama tanto la atención si no fuera porque hasta en el 56% de los divorcios que se produjeron en ese año incluía entre demás causas la obsesiva búsqueda de contenido erótico por parte de uno de los cónyuges.

Pero yendo al motivo del artículo, en declaraciones recogidas por Efe, la citada investigadora, Carmen Orte, ha afirmado que el vídeo porno más visto en la actualidad en internet escenifica «una violación en grupo muy violenta», lo que coincidiría con el aumento de casos de manadas ya comentado.

2 CAUSA: UNA SOCIEDAD DONDE A LA MUJER SE LA DENIGRA Y SE LA TRATA COMO MERCANCIA EN LA TERCERA PARTE DE LAS WEBS MUNDIALES.

La revista Psychology Today se puso a investigar acerca de esta controvertida temática. En un un estudio que dirigió Michael Castleman, y que comenzó con un análisis de qué enlaces incluían contenido pornográfico, se concluyó que el 30% de las páginas web contiene material considerado como pornográfico llegando a contabilizarse más de un 20% de búsquedas durante dicho periodo. Estudios similares se han ofrecido en Safety 101.
Estamos ante una clarísima «cosificación de la mujer» en la pornografía, abundando videos en donde esta pide ser violada o disfruta siendo pegada o incluso de violaciones grupales.

Es increíble que ante este panorama, las organizaciones feministas no digan nada al respecto y se centren por ejemplo esta pasada semana en las “machistas” recomendaciones que la ertzaintza hace a las chicas para que no estén tan expuestas a violaciones durante las fiestas de Vitoria. El polémico folleto es reproducido a continuación para que juzguen ustedes. A lo que siempre se le ha llamado sentido común y prudencia a las feministas les escandaliza porque les coarta su libertad. Creen que es más libre la chica que queda con desconocidos sin informar a nadie de ello o que lo hace por primera vez en un parque a las 4 de la mañana. En esto más que en denunciar webs pornográficas que cosifican a la mujer hasta el extremo, es en lo que ocupan su tiempo y energías. Comentar a este respecto que las dos violaciones grupales de esta semana, la de Bilbao y la de Benidorm, tienen en común que las chicas, muy jóvenes, quedaron con desconocidos a través de las redes sociales.

¿SOLUCIONES?

Les propongo, una vez más, soluciones políticamente incorrectas que buscan causas más profundas

1- Guerra a la pornografía.

No expongan a sus hijos a la pornografía y a otros peligros regalándoles un móvil a edades cada vez más tempranas. Así lo único que conseguimos en robarles su infancia e inocencia, exponerlos a una realidad paralela y nociva de las relaciones sexuales que menosprecia a la mujer. Por el contrario, procuremos educarles en valores sólidos, profundos y duraderos como el respeto a todas las personas, el verdadero valor de las relaciones sexuales en un entorno de pareja.. y con estas herramientas, años más tarde serán capaces de enfrentarse a la ofensiva de la pornografía masiva con una cabeza más amueblada y una voluntad más asentada.

2.- Penas ejemplares para los agresores

Una de las cosas que siempre más me ha llamado la atención de los partidos políticos que se dicen progresistas, feministas .. es la enorme incongruencia de querer defender y proteger a la mujer pero a la vez estar en contra de penas ejemplarizantes para los ya condenados judicialmente por abusar de una mujer. Ojo, hablo de los condenados en firme por un juez. No hablo de retirar la presunción de inocencia al varón solo por ser varón. A estos, los condenados en firme, la prisión permanente revisable es lo que creo se merecen. Para alguien capaz de forzar sexualmente a una mujer demostrándose además que es uno de los delitos que mayor reincidencia presentan, hay un triple motivo para el castigo ejemplar. La gravedad del delito, la ejemplaridad del castigo y evitar su demostrada reincidencia.

Respecto a los menores a los que el legislador ya les considera suficientemente adultos como para tomar decisiones tan trascendentes como cambiar de sexo sin el permiso de padres, creo que estos deben de responder con la misma responsabilidad ante delitos tan graves.

3.- Una nueva cultura del amor y del respeto en las relaciones sexuales y personales.

La pornografía es demoledora, pues presenta un sexo inmediato, sin compromiso, a la carta, totalmente irreal y distorsionado, violento y con menosprecio generalmente para la mujer y que destruye su grandeza y su profundo sentido dentro del mundo de los sentimientos. La pornografía crea además una adicción tan grave e intensa como la adicción a la cocaína, pues afectan al mismo sistema cerebral dopaminérgico (ambos activan directamente el área tegmentral ventral y el núcleo acumbens) resultando en una adicción muy difícil de borrar y que invita mentalmente al consumo de sexo de un modo que rebaja a la persona y la convierte en animal.

La pornografía, pero no solo la pornografía sino también el relativismo moral, la permisividad excesiva, crea individuos con una gran falta de valores, sin referentes, que buscan el placer sexual inmediato sin la más mínima afectividad. La mezcla de sobreconsumo de pornografía y de relativismo moral es un cóctel explosivo. Ya todo vale y ya nada es bueno ni malo… Estos elementos crean individuos portadores de una conducta penosa, hueca, vacía de cualquier contenido humano y que con el concurso del alcohol, el descontrol está servido en bandeja… Se pierde así el sentido de la vida en los grandes asuntos: el amor, la familia, la dignidad de la persona y se gana la búsqueda permanente de estímulos cada vez más intensos mediante la triste emulación de la violencia sexual que visualizan.

Padres, poned el esfuerzo y el tiempo necesario en la educación de vuestros hijos. Ya sabemos que es más cómodo llegar tarde del trabajo y para no oírles dejarles un móvil mientras vemos la última serie de Netflix. Huyamos de una sociedad en donde al menor se le concede todo porque nos supone tiempo y esfuerzo educar sólidamente. Evitemos su temprana exposición a algo tan nocivo. Eduquen antes el corazón, la voluntad y las virtudes de sus hijos.

En palabras del psiquiatra Enrique Rojas “La educación sexual es enseñarle a alguien a gestionar su vida emocional con orden, jerarquía y capacidad para la entrega en el mejor sentido de la palabra. De forma moderna, abierta, liberal…pero sólida y con unos principios antropológicos firmes y de respeto al otro. La sexualidad bien entendida es el lenguaje del amor comprometido. La sexualidad es la parte física del amor. El sexo sin amor se devora a sí mismo”.

 

Comparte esto:
  •  
  • 1.1K
  •  
  •  
  •  
  •  
    1.1K
    Shares