Los primeros 15 días de gobierno de Sánchez nos han traído la verdadera cara “democrática”  de este nuevo gobierno. Medidas que, no por esperadas, resultan un desaire y una tomadura de pelo a sus propios votantes que recibieron un mensaje en campaña totalmente opuesto de todo lo que ahora acontece. Quitadas las caretas electorales veamos lo que Sánchez ha llevado a cabo en apenas 2 semanas:

1.- En lugar de su promesa firme de volver a meter en el código penal el delito de convocatoria electoral ilegal se ha quedado en el olvido y lo que hace es justo lo contrario, ahora es una promesa de una reforma penal “express” para excarcelar por la vía rápida a un condenado en firme por sedición por el Tribunal Supremo. Para no darles el indulto a los condenados por el “procés” lo que hace Sánchez es cambiar la ley reduciendo las penas contempladas por sus delitos en el código penal. La aplicación de las nuevas penas menores con efecto retroactivo con la segura connivencia de la nueva Fiscal General del Estado, les asegura la pronta salida de la cárcel. La maniobra se trata de un indulto soterrado, que necesita el apoyo en el parlamento de los mismos que han cometido el delito. Algo sin duda Kafkiano. Lo más sorprendente es que los condenados que se van a beneficiar han reiterado que “lo volveremos a hacer” por lo que la reducción de penas por delitos de sedición facilitará sin duda su prometida reiteración en el delito.

2.- El gobierno que no quería judicializar la política, ha politizado la judicatura. Dolores Delgado pasa directamente de ser diputada socialista y ministra a ser Fiscal General del Estado pasándose así por cierto sitio el mandato que la constitución hace de lo que ha de ser el Fiscal General del Estado, persona independiente y con una trayectoria jurídica impecable. Quiero recordarles que Dolores Delgado, además de diputada socialista, es íntima amiga del juez Garzón, condenado e inhabilitado por prevaricación y con el que se reunía a menudo con el también condenado Villarejo. Dolores Delgado, es esa misma que alababa la “información vaginal” conseguida por Villarejo. ¡Bonita visión feminista de la mujer como instrumento!

3- En estas dos semanas también ha llegado el esperado giro Chavista, dado los socios de coalición del gobierno. Giro a favor de esa “dictadura tiránica” venezolana –palabras de Felipe González– a cuyo servicio también se apunta el expresidente Zapatero. Por un lado una reunión clandestina con alevosía y nocturnidad de un ministro de España, rozando la ilegalidad, con la número dos del narcorégimen de Maduro. Encuentro primero negado por el propio Ávalos para luego mentir nuevamente diciendo que se trató de una pura “coincidencia”. ¿Se acuerdan eso de que «España se merece un gobierno que no les mienta»? Delcy Rodríguez, la lugarteniente de Maduro, tenía prohibida la entrada en territorio europeo y aquí vino de madrugada, a entrevistarse con el ministro Ávalos en una curiosa coincidencia con el desplante sufrido por el presidente interino de Venezuela Juan Guaidó por nuestro gobierno. Juan Guaidó fue recibido por todos los líderes y presidentes europeos importantes pero no por Sánchez que no ha querido ni verlo. Un guiño en toda regla hacia el narcorégimen totalitario de Maduro, régimen  con una condena internacional por violación de los derechos humanos, que mata, tortura, encarcela y envía al exilio a sus adversarios, que ha abolido la separación de poderes y las libertades públicas y ha infligido una tragedia humanitaria a su población con más de 4 millones de Venezolanos en el exilio.

4.- Pero aún estaba lo mejor por llegar. Un presidente de una nación, España, poniéndose en contra de su máximo tribunal de justicia, el Supremo, en el reconocimiento, visita incluida “con mucho gusto” del presidente del Gobierno a un presidente inhabilitado por el Tribunal Supremo. Por si había alguna duda, el nuevo ministro de Sanidad afirma que “El Gobierno respetará la decisión del Parlamento catalán sobre la inhabilitación de Torra”. En definitiva, el Gobierno de España se posiciona a favor de un parlamento desobediente y en contra del Tribunal Supremo.

5.- El pacto con Bildu en Navarra para sacar de allí a la Guardia Civil, pacto que ya no se disimula como se hacía en el periodo electoral. Los presupuestos de Navarra fueron así directamente negociados entre el PSOE y Bildu sin ningún arrobamiento. Ya lo advirtió la madre de Pagaza “Oiremos y veremos muchas más cosas que nos helarán la sangre» de este PSOE.

6.- El voto en la Eurocámara del PSOE contra la investigación de los crímenes de ETA no resueltos. Parece que los más de 300 asesinatos perpetrados por ETA y aun no resueltos no les preocupa demasiado a los socialistas. Es posible en este sentido que no sea la última votación vergonzosa que el PSOE lleve a cabo en el Europarlamento. Es probable que pronto veamos como el PSOE presiona al grupo socialista del Parlamento Europeo para, llegado el momento, se vote en contra de levantar la inmunidad a Puigdemont. Todo dependerá de lo que le interese al preso Oriol Junqueras.

7.- Una ministra amenazando con llevar a los tribunales a una Comunidad Autónoma por poner un PIN parental que ya estaba aprobado en idénticas condiciones en Extremadura por el gobierno del PSOE de esa comunidad demostrando así, además de su grado de sectarismo, que la nueva política desjudicializada solo va con unos, los separatistas y no con demás.

Díganme, ¿Qué más se puede pedir en 2 semanas?

Demasiados peajes -más los que vendrán- como pago a una presidencia apoyada en unos grupos que en Francia o Alemania tendrían la consideración de elementos antisistémicos e ilegalizados. Una deriva de ruptura marcada por Podemos y ejecutada con entusiasmo por un PSOE en el que son incapaces de reconocerse sus cada vez más escasos miembros comprometidos con el clásico modelo socialdemócrata moderno.

En estos primero días, Pedro Sánchez no ha dejado de complacer a los condenador del “procés”,  despejando su camino penal , aliviar a los presos etarras votando en el parlamento europeo en contra del esclarecimiento de sus crímenes no resueltos, proteger a toda costa lo que es un secreto a voces, la vinculación de Podemos con Venezuela y su narco financiación y conceder al PNV su vieja aspiración de echar a la Guardia Civil de Navarra.

Mientras, el propio Sánchez se esforzaba en el Foro de Davos por tranquilizar al mundo financiero y empresarial pese a que el año pasado prometió allí mismo evitar el pacto con los populistas entre calificativos de enorme dureza a la vez que se aseguraba la no presencia de Felipe VI no le fuera a quitar protagonismo ni contradecirle en su nueva versión de la política española.

Sánchez convertido en títere o colaborador instrumental de Iglesias, de Junqueras, de Maduro, de ZP, de Otegi o de Torra. se ve así liderando un proyecto radical al frente de partidos que quieren romper España. No me cabe la menor duda de que vamos hacia un intento de cambio de régimen constitucional conducido por comunistas, separatistas y el propio partido Sanchista, que no socialista, pues el propio Sánchez bien se ocupó de restar todo el poder a la ejecutiva, no le fueran a echar por segunda vez. 

No sé si los ciudadanos de Teruel eran conscientes de que su voto a favor de un mayor reconocimiento de esa región española iba a propiciar un gobierno tan escorado hacia los nacionalismos radicales y tan frentista incluso hasta con el máximo Tribunal de nuestro país.

Y van solo 15 días de gobierno… Estimados lectores, abróchense los cinturones que lo de menos va a ser la ralentización económica de la que el FMI ya está alertando sufrirá España o el repunte del paro que ya la próxima EPA nos traerá o el hundimiento de la inversión extranjera que ya estamos sufriendo. Lo de más será saber si Sánchez, separatistas y podemitas logran ganar el pulso que de facto ya le están echando al tribunal Supremo y al régimen democrático del 78.

Comparte esto:
  •  
  • 201
  •  
  •  
  •  
  •  
    201
    Shares